Otra comunicación es posible

“La naturaleza se realiza en movimiento, y también nosotros, sus...

339
339

“La naturaleza se realiza en movimiento, y también nosotros, sus hijos, que somos lo que somos, y a la vez somos lo que hacemos para cambiar lo que somos. Como decía Paulo Freire, el educador que murió aprendiendo: Somos andando”.

El periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano, que no pudo evitar acordarse de Freire al escribir ‘Patas arriba: la escuela del mundo al revés’, falleció el pasado 13 de abril. Ese mismo día andaba yo entre adolescentes, intentando generar un espacio de intercambio de experiencias y aprendizajes como dinamizadora del proyecto ‘La Prensa en las escuelas’ impulsado por la Asociación de la Prensa de Sevilla.

Una vez más, con el objetivo de animar a jóvenes estudiantes a que, a través de la comunicación, agudicen su mirada crítica y construyan una sociedad más igualitaria, hemos apostado en los talleres por procesos participativos y hemos invitado a poner en práctica estrategias de acción que incluyen desaprender, aprender y crear.

El Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) desvela que el 92,2% de los jóvenes andaluces se declaran consumidores de televisión, un 71,4% de radio y un 64,4% de periódicos y revistas. Los medios de comunicación de masas configuran un entramado social y no están libres de objetivos corporativos, son herramientas educativas presentes en la vida de una persona desde que nace, informan de lo que acontece en el mundo e influyen en la sociedad, modificando los gustos, deseos o necesidades. Nuestra tarea no es otra por tanto que la de enseñar a leer los medios e invitar a pensar también desde otro lugar, a crear nuevas formas de contar.

Marina Blesa explica al alumnado la relación entre Derechos Humanos y comunicación.
Marina Blesa explica al alumnado la relación entre Derechos Humanos y comunicación.

No hay datos exactos, pero distintas organizaciones calculan que en España hay 40.000 personas sin hogar. Andalucía tiene, según la encuesta de Condiciones de Vida del INE, una de las tasas de riesgo de pobreza más elevada de España, 33,3 %. Aquí, en el sur del país, el 33,6% de la población activa está en paro, porcentaje que alcanza el 57% entre la juventud. Según los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial, la comunidad presenta el 15,2% del conjunto de desahucios del país, sólo por detrás de Cataluña y de la Comunidad Valenciana. Además, el nuevo portal estadístico de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, señala que desde 2003 hasta hoy 769 mujeres han sido asesinadas. Nuestra región se encuentra entre las comunidades con más víctimas mortales, 156.

En el contexto socio-político y económico actual, no podemos desvincular los Derechos Humanos de la comunicación. Por este motivo, durante cuatro horas nos acercamos a los medios con lupa, expandiendo la mirada hacia los márgenes, intentando detectar lo visible y lo invisible, desarmando los mecanismos de control y poniendo nuestras vidas –las suyas- en el centro.

Teniendo en cuenta la elevada tasa de paro citada, y atendiendo a los datos que presenta el Balance Migratorio Frontera Sur (de los 11.146 inmigrantes que llegaron a España en 2014, sólo 3.672 lo hicieron por Andalucía), comprobamos cómo el término “inmigrante” se usa con frecuencia en la representación mediática dominante como sinónimo de “asaltante, invasor, indeseado, exiliado, terrorista, criminal, extranjero, no-ciudadano, trabajador en tránsito o ilegal”. Así lo han denunciado y denuncian muchos medios críticos como Diagonal Andalucía, Sevilla Visual o Radiópolis, y muchos colectivos sevillanos como ZEMOS98, que en su penúltimo festival hablaba sobre la necesidad de usar la remezcla como herramienta para deconstruir el imaginario dominante y así dejar al descubierto el racismo mediático, institucional y social.

Por todo esto, y siendo conscientes de la responsabilidad de los medios en la construcción del imaginario social, trabajamos en coordinación con institutos de Sevilla para que sea el propio alumnado el que, a través del análisis crítico de la realidad, no sólo amplíe sus conocimientos sobre los medios de comunicación, sino que además se apropie de unos instrumentos que nunca le han sido ajenos pero ante los que casi siempre ha mantenido una actitud pasiva. Ahora, gracias a este empoderamiento, los jóvenes se convierten en protagonistas de los procesos comunicativos y pueden difundir sus propios discursos y mensajes y, por qué no, interactuar con las administraciones locales rompiendo con la verticalidad propia de una jerarquía institucional del pasado.

Porque estamos convencidas de que la comunicación será democrática o no será. Porque, como continuaba diciendo Galeano en su Patas arriba, “es la aventura de cambiar y de cambiarnos la que hace que valga la pena este parpadeo en la historia del universo, este fugaz calorcito entre dos hielos, que nosotros somos”.

In this article