Los estudiantes de hoy, la ciudadanía de mañana

El desarrollo de un proyecto como ‘La Prensa en las Escuelas’ supone, previamente a otra consideración, cuestionarse la necesidad y la utilidad de dicho proyecto. Para responder a esta pregunta conviene considerar otra que tiene unas implicaciones mucho más amplias: ¿cuál es la necesidad y la utilidad de la prensa en una sociedad democrática? Desde …   Read More

301
301

El desarrollo de un proyecto como ‘La Prensa en las Escuelas’ supone, previamente a otra consideración, cuestionarse la necesidad y la utilidad de dicho proyecto. Para responder a esta pregunta conviene considerar otra que tiene unas implicaciones mucho más amplias: ¿cuál es la necesidad y la utilidad de la prensa en una sociedad democrática?

Desde que la humanidad dio el paso de tomar en común las riendas de sus sociedades, la información se convirtió en un pilar básico. El protagonismo en el proceso comunicativo dejaba de ser algo exclusivo de quien tenía la capacidad de hacer llegar sus palabras al resto y quien era el último eslabón del proceso comenzó a convertirse también en el primero: el “ciudadano”, el consumidor de información que demandaba ciertas cualidades en el producto informativo. Juntos comenzaban a configurar lo que un día se denominó “opinión pública”.

Por obvio y conocido que resulte este pequeño repaso histórico, conviene recordarlo siempre que el ejemplar de un periódico llega a nuestras manos. Como consumidores de medios de comunicación, debemos ser conscientes de nuestra capacidad de elección y de nuestra responsabilidad para con el resto de la ciudadanía. No sólo podemos estar bien informados, sino que deberíamos estarlo.

En las sesiones de ‘La Prensa en las Escuelas’, frente a nosotros, tenemos a una representación de quienes en pocos años- antes de que nos demos cuenta- serán ciudadanas y ciudadanos de pleno derecho y deber. Como la sociedad misma, esta representación es plural, con distintas ópticas e inquietudes, pero con una característica común: la necesidad de comunicar. En el papel que asumimos como integrantes de esta sociedad 2.0, la capacidad de recibir información y hacerla llegar potencialmente a tantas y tantas personas supone retos en los que el sistema educativo debe jugar un papel fundamental para ofrecer conocimientos básicos pero sólidos sobre los medios de difusión y no ser sujetos pasivos del proceso comunicativo, demandar cierta calidad en la información, observar entre tanto torrente informativo los datos que permitan tener una percepción objetiva de lo que acontece cada día y que afecta al conjunto.

Para ello, lo primero es despertar el interés hacia estos asuntos. Y no es tarea fácil. Vivimos en la cultura del instante y dedicarle el tiempo y la atención que se merece a algo con tanta letra y tan poco interactivo como un periódico (y ya no digamos varios) puede resultar utópico. Sin embargo, no tiene por qué ser imposible. Hacer partícipe al alumnado de tareas propias de la profesión, como la distinción de los géneros periodísticos y la búsqueda del adecuado, la vocación de objetividad a la hora de redactar una noticia, las comparativas de titulares, los derechos y los límites a la hora de publicar una información o la celebración de una rueda de prensa (no quiero dejar de agradecer al compañero/a que tuvo esta idea, la cual me permití incluir en las sesiones que impartía) han resultado dinámicas muy adecuadas para este fin.

Como proyecto, ‘La Prensa en las Escuelas’ es algo útil y necesario , ya que aporta a la “futura ciudadanía” de Sevilla y provincia algunos elementos de conocimiento sobre algo tan fundamental para la sociedad plural como son los medios de difusión, en general, y la prensa, en particular. Conceptos como “debate”, “análisis” o “respeto” son intrínsecos a este proyecto y lo hacen aún más valioso.

In this article