La información, el aprendizaje e Internet

Estar informado sobre lo que ocurre en nuestra sociedad, seguir...

212
212

Estar informado sobre lo que ocurre en nuestra sociedad, seguir la actualidad en los medios de comunicación y redes sociales supone la adquisición de aprendizaje y cultura tanto para las personas adultas como para los jóvenes adolescentes.

Tras la encuesta que realizamos mediante un cuestionario que pasamos a los estudiantes de Educación Secundaria y Bachillerato, que ha elaborado la Asociación de la Prensa de Sevilla, los alumnos ponen de manifiesto que las nuevas tecnologías es uno de los temas que más les apasiona. Son alumnos de la era tecnológica, están conectados permanentemente a internet y son conscientes de que es importante estar informados para conocer la realidad que nos rodea, vivir momentos históricos, adquirir cultura y poder opinar con criterio. Su móvil es el ‘instrumento’ más preciado que tienen y casi que no pueden vivir sin él diariamente. Se informan de lo que ocurre a su alrededor y en el mundo a través de los medios de comunicación y sobre todo por internet y las redes sociales como facebook, whatsApp, twitter o instagram. De ahí que en nuestras clases del programa ‘La Prensa en las escuelas’ les recalco e insisto constantemente que todo lo que aparece en internet no es verdad, no es fiable, que tienen que utilizar su sentido crítico para discernir entre lo verdadero y lo falso.

Les llama la atención ejemplos de noticias publicadas en internet que son falsas, que están perfectamente redactadas y aparentemente son creíbles. Cuando les enseño diferentes informaciones publicadas en internet, en principio dudan sobre la información en cuestión hasta que hago hincapié en que es necesario mantener una lectura más minuciosa, no quedándose sólo con el titular de la información, asimilar los contenidos y sobre todo poner en valor su sentido crítico y reflexionar. No se trata de no creer en nada, sino de dudar mínimamente, razonar la información y analizarla. Estos ejemplos que puse en clase gustaba tanto a los alumnos que incluso querían que les pusiera más porque creaban un debate analizando diferentes aspectos de las informaciones y reflexionando. La mayoría desconocían la importancia de fijarse en la fuente de información de la noticia, qué medio la publica, si es fiable o es satírico, así como que a veces es necesario contrastar una información a través de varios medios.

En general, los jóvenes piensan que ellos no están informados porque “nosotros no leemos prensa de papel” hasta que vamos analizando diversas temáticas, se esfuerzan un poco, y se alegran al darse cuenta de que sí están informados de muchos temas y que es precisamente a través de los medios de comunicación o internet desde donde han ido adquiriendo diferentes conocimientos. Les incito a leer con atención y a escuchar.

Me llama la atención algunas de sus opiniones: “profesora nosotros los jóvenes no somos importantes, nuestra opinión no importa y a los políticos tampoco”. Creamos un debate y van entendiendo que sus inquietudes, su problemática y su opinión son muy tenidas en cuenta no sólo por sus padres, con los que se sienten más protegidos, sino que también sus reflexiones son muy valoradas en el ámbito educativo, cultural y político, por ejemplo.

Antes de comenzar los talleres, algunos compañeros me comentaron que en ocasiones es difícil mantener activa la clase por el desinterés que muestran por los medios de comunicación. Mi experiencia ha sido muy gratificante, los jóvenes sólo necesitan sentirse protagonistas y a veces incentivarlos. Incluso yo he aprendido de sus reflexiones, un chico comentó en voz alta: “profesora, yo quiero seguir estudiando, aprendiendo y tener cultura para poder trabajar el día de mañana en una profesión que me guste. No quiero ser como… “. Este chico y varios compañeros cuentan situaciones de familiares o conocidos de los que no quieren seguir su trayectoria.

Con el programa ‘La Prensa en las escuelas’ he intentado explicarles a los alumnos la importancia de estar informados, aprender e intentar hacer un buen uso de internet donde las informaciones corren a una gran velocidad, pero que es necesario reflexionar y utilizar el sentido común. Me he sorprendido gratamente cuando en la segunda clase que tenía con ellos, los alumnos me comentaban alguna noticia que habían escuchado el día anterior o esa misma mañana, lo que me alegraba porque al menos despertaba más interés por los medios de comunicación. Incluso algún estudiante me preguntaba cómo había terminado o qué había sucedido al final en una noticia que no habían podido seguir. Jóvenes curiosos que quieren aprender y se interesan por la actualidad en algunos temas.  Me he encontrado con algunos alumnos apáticos y otros que ‘cuando quieren’ y se esfuerzan saben expresar sus ideas en los debates propuestos o transmitir mensajes con una mejor expresión que la que están acostumbrados y utilizan entre ellos, como Maravilla, una alumna rebelde de instituto.

In this article