La clase es el mundo

La clase es el mundo. En ella conviven los mensajes...

27
27

La clase es el mundo. En ella conviven los mensajes de las instituciones educativas clásicas y esas otras nuevas formas de aprender y de compartir el saber. No hay sin embargo dos ámbitos en tensión: huimos de la polarización que limita el campo de las posibilidades (el poder ser, el poder hacer, el poder pensar) para afrontar el desafío de un presente en permanente cambio.

Una de las sesiones impartidas por Marina Blesa
Una de las sesiones impartidas por Marina Blesa

Como periodistas tenemos la suerte de infiltrarnos durante dos días en ese espacio con vida propia, de mirar y escuchar, de aprender. Las relaciones de poder determinan la rutina, también en el aula. Pero incluso allí, la fuerza de un sentir colectivo que trasciende la esfera de lo individual se puede casi palpar de lo grande que es, y eso estremece. El muro que a duras penas se mantiene en pie entre aprendizaje, comunicación y pensamiento es muy estrecho, y muy bajo. Si creemos que pensar es reaprender a ver el mundo, si apostamos por la autonomía de la persona como el gran objetivo de la educación, una periodista que se cuela durante cuatro horas en la vida de 30 estudiantes tiene la enorme responsabilidad de tocar sin dañar, de sumarse al camino que ya tienen emprendido sin anular o reprobar las direcciones señaladas; encender alguna luz quizás, proponer algún atajo.

Hablamos de cómo representar esa cosa tan imposible llamada realidad. De ser críticos, de ser libres, de mirar y escuchar cómo nunca se ha hecho antes, de participar. Ellos saben: viven en la llama de la negociación día a día, miran de frente a la desigualdad social sabiéndose protagonistas de la transformación.
En los talleres de ‘La Prensa en las escuelas’ de la Asociación de la Prensa de Sevilla intentamos hacer eso: reabrir juntos la realidad, transformarnos con aquello que aprendemos para así poder transformar el mundo y a nosotros con él.

In this article