Enseñanzas de las aulas

Ante cada comienzo de sesión siempre la misma pregunta: ¿Les...

397
397

Ante cada comienzo de sesión siempre la misma pregunta: ¿Les interesará lo que les voy a contar? ¿Serán simplemente cuatro horas en las que se libran de las asignaturas obligatorias? ¿Leerán algún periódico? Y la respuesta a esta última pregunta mayoritariamente es “no”. Tampoco les despierta mucha atención que les dejes periódicos como Diario de Sevilla y El Correo de Andalucía. Quizás, no son digitales. Les parecen “viejunos”, tanto su formato como las noticias que destacan en portada. Su mundo es digital, aunque siguen pendientes de revistas que traten temas más “juveniles”, deportivos o del “corazón”. Su cara cambia cuando les hablas de redes sociales. La prensa también se puede seguir por ahí. Eso ya les va interesando más. Y siempre que pueden te preguntan si van a poder utilizar sus móviles en clase. Y si les dices que sí, no falla: “¿Si te sigo en Twitter, tú me sigues?”.

Una de las experiencias más importante de estas sesiones, y que creo que pueden servir para mejorar y seguir disfrutando de experiencias como La Prensa en las Escuelas, es darle la vuelta a los roles y describir qué es lo que más me han enseñado durante estas sesiones. Les interesa especialmente la prensa deportiva y local; manejan las redes sociales habitualmente, por supuesto para informarse de las cosas que más les gustan; a su manera son críticos con lo que leen y también con lo que no leen; les despierta mucha curiosidad qué puede ser legal o ilegal en un medio de comunicación, si estos pueden ser cerrados o si ellos se pueden defender de alguna forma si fueran atacados; por último, siempre se queda corto el espacio para trabajar sobre los estereotipos en cuestiones de género. Quizás, esto último es lo más difícil de transmitir. Cuando empieza el debate, la voz sube de tono y los piques personales afloran.

Durante esta experiencia he conocido a estudiantes de localidades como Morón de la Frontera, Dos Hermanas y Gines, además de Sevilla capital. Y lejos de la gran ciudad, cuando se acercaban a los periódicos, habitualmente ha surgido la pregunta de dónde estaba la información de su pueblo. Normalmente en un primer vistazo no la encontraban. A veces, tampoco cuando lo hacían con más tranquilidad. Pero su interés por la información más cercana también lo mostraban los ejercicios prácticos. Uno de ellos consistía en escribir una noticia por parejas para que después, con la suma de todas, se diseñara el periódico de la clase. Y en las tres ocasiones que lo hemos realizado, la información local (sobre todo sucesos) era de lo que más escribían, sólo superado, por supuesto, por los textos deportivos. Y no sólo fútbol, ni siquiera Real Madrid o Barça como la mayoría de programas informativos en la televisión muestran.

Esta es una forma de ser críticos con los medios de comunicación. A la mayoría les gustaría que hablaran más a menudo de otros equipos de fútbol como el Betis o el Sevilla. Tampoco leen periódicos generalistas o siguen los informativos de televisión. Ni los temas les interesan ni tampoco entienden mayoritariamente gran parte de la información. Eso sí, las cosas cambian cuando nombras el caso Bárcenas o el caso Marta del Castillo. Tampoco en las redes, aunque sea mucho más difícil de gestionar, se lo creen todo. Claro, siempre hay excepciones y trampas en las que poder caer.

Ante la pregunta de ¿qué pasaría si mañana en un blog me dedico a insultar a uno de mis estudiantes?, la primera respuesta: cara de asombro, de no entender nada. ¿Después? Pues te denuncio. Te llamo por teléfono o te voy a buscar. Esta provocación ha sido muy útil para introducir el tema de la libertad de expresión y los derechos que para ello están recogidos en nuestra Constitución. Tras la exposición de casos de medios de comunicación que han sido cerrados o multados, la curiosidad por este tema se incrementa. Incluso alguno lo ve como una forma de negocio: “Si consigo lograr más beneficios que la multa que me pongan…”. Y en ese momento empieza el debate sobre las prácticas de la prensa del “corazón” y sensacionalista.

Y por último, el tema que siempre ha sido polémico y con el que me he ido con la sensación de que hay mucho que trabajar: los estereotipos de género. Suelen ver normal que una mujer enseñe su cuerpo casi desnudo para anunciar un coche, pero no que el cuerpo desnudo sea el de un hombre. Pero los debates siempre han sido más constructivos después de ver este vídeo realizado por estudiantes de 2º Grado en Pedagogía en la Universidad de Murcia (Almudena Rodriguez Calatayud, Esmeralda Rojas Gómez y Noemi Soria Nicolás):

(nota: los errores ortográficos detectados en el vídeo son ajenos a la Asociación de la Prensa de Sevilla)

In this article