El inescrutable valor de la información

Se le considera el cuarto poder. Desde que la humanidad...

182
182

Se le considera el cuarto poder. Desde que la humanidad lo es, la información ha sido y sigue siendo un pilar básico para su desarrollo. Hobbes lo admitía: “quien tiene la información, tiene el poder”.

La información no es igual a conocimiento pero sí a libertad. El estar informada no hace a la persona más sabia, pero sí más libre. Para que una información se transforme en conocimiento hace falta que se produzca en la misma cierta organización, estructuración y disociación de lo que es básico o accesorio. Para que una información impulse la libertad tiene que ser veraz y objetiva.

La información no sólo es un bien común y necesario que remite al significado de la democracia, sino también es un bien individual que establece un marco de igualdad de oportunidades para el desarrollo personal con una mayor libertad y facilidad en la toma de decisiones en beneficio del logro de los objetivos individuales. Y es que la nueva información hace posible que nazcan las nuevas ideas. De ahí la necesidad de la formación del alumnado en esta materia.

En el sistema educativo actual reglado se educa sobre la importancia del conocimiento pero no de la información. Ese es uno de nuestros cometidos: enseñar a valorar ese bien común conquistado a través de los siglos para que no se pierda junto al progreso social, ya que van de la mano.

La información es un activo social que ha sido poco estimado por la masa pero muy reconocido por la clase dirigente (política, económica y empresarial). Prueba de ello son los datos que reflejan cada año los estudios de Reporteros sin Fronteras, en los que se observa la preocupación por destruir la libertad de expresión y el derecho a informar y ser informado a través del aniquilamiento de los periodistas en el mundo.

El periodismo está amenazado por el patrón económico, político  y social existente, pero aún pervive románticamente a través de profesionales vocacionales que aúnan sus esfuerzos por sobrevivir en un mar de incertidumbres que van en contra de su propia persona.

Con esta escueta pero nutrida formación se pone de manifiesto que la información es el ropaje de la libertad. Y que el periodismo es una extraordinaria escuela de vida a favor de toda la ciudadanía.

In this article