Despertares (periodísticos) en el aula

Veinticuatro horas después de la sesión teórica entran los alumnos a...

6719
6719

Veinticuatro horas después de la sesión teórica entran los alumnos a clase, y con ellos, los primeros resultados. ­

– Maestra -‘Inma, no maestra’, replica un compañero al fondo-, he escuchado esta mañana la radio y ya han confirmado que ha aparecido el cadáver del joven desaparecido en Cazorla.

– Pero fue ayer por la tarde, responde otro, porque yo estuve pendiente de la noticia por Internet. Creo que lo encontraron a las 17.30h en el paraje Arroyo de la Mesa, precisa.

– Sí, a esa hora, yo lo vi en Antena 3, replica un tercero.

Con las aportaciones de cada uno de los alumnos fuimos recreando la noticia, comentando las imágenes, las declaraciones, las distintas fuentes citadas, las preguntas de los periodistas, los enfoques de distintos medios… Sinceramente, habían hecho un gran trabajo de análisis, de sobresaliente, especialmente si tenemos en cuenta que muchos de estos alumnos no siguen los informativos y, en algunos casos, no han leído nunca (hasta la llegada del proyecto ‘La Prensa en las escuelas’ a clase) un periódico en papel. Suelen leer –o mejor dicho, solían leer- algunas noticias en Internet o a través de Twitter (especialmente las deportivas o las relacionadas con sus ídolos musicales), o mirar de pasada, sin apenas prestar atención –reconocen-, algunas noticias en televisión cuando almuerzan pero nada más.IMG_6840

Dos días después de la primera sesión, sus hábitos –al menos los de una gran mayoría- habían cambiado. Eran capaces de coger un periódico en sus manos, mancharlas de tinta, identificar las secciones, buscar las noticias más importantes de cada sección, explicar las fotografías que acompañan las informaciones, detenerse en las firmas, localizar el editorial, explicar el chiste, localizar los datos esenciales de una información… De abrir un debate, y dar su opinión, sobre la información que les resultó más interesante en los diarios con los que trabajamos.

Esa misma noticia la comparamos en un medio y en otro, pudiendo comprobar los distintos tratamientos que uno u otro dan a una información. Éste quizás fue uno de los aspectos que más llamó su atención, por qué los medios de comunicación dan distintos enfoques a una misma información, por qué unos destacan en el titular datos que otros incluyen en un segundo plano. Llegar a este punto fue toda una satisfacción personal. Habían comprendido la importancia de la pluralidad mediática, la necesidad de informarse a través de distintos medios, para poder llegar a formular su propia visión de los acontecimientos.IMG_6843

Tras comprobar cómo habían asimilado los contenidos, era el momento de pasar a la acción, de verse en la piel de un periodista. Para ello organizamos en la clase una rueda de prensa (sobre temas de actualidad que habíamos visto en clase). Unos actuarían como ponentes, mientras otros formularían las preguntas convenientes y elaborarían una información con las respuestas. Pronto se darían cuenta de la necesidad de estar atentos a las respuestas, de respetar a sus compañeros, y de tomar buena nota de los datos que los ponentes iban aportando (competencia de saber escuchar). El resultado, una vez más, sorprendente. Hubo quienes se lanzaron a escribir la noticia con su correspondiente titular. Sin miedo, con confianza, demostrando los conocimientos adquiridos en esta actividad.

Al finalizar las dos sesiones, veinticuatro horas después de la primera clase, la mayoría del alumnado ya estaba preparado –y dispuesto- para consumir información, para desarrollar su actitud crítica y para poder opinar sobre lo que acontece a su alrededor.

In this article