339

Que me escogieran para impartir el taller «La prensa en las escuelas» fue una gran ilusión, pero no voy a negar que me invadió un gran sentimiento de responsabilidad cuando me vi ante tantos chicos de 3º de ESO. No sé si por el estereotipo o por lo que me habían comentado amigos que trabajan en institutos a diario pero esperaba que fuera muy difícil captar la atención y temía tener que recurrir a la aburrida clase magistral, por lo que busqué muchos vídeos y ejemplos para la dura batalla.

Pero hay veces en las que la realidad te sorprende gratamente. Chicos y chicas que escuchaban atentos, jóvenes que se pisaban la palabra para debatir sobre derecho a la información y sus límites… Parece mentira, pero es lo que sucede cuando llegas a clase motivada y te responden con el mismo interés. Cada tema ha sido un aprendizaje, para las dos partes e incluso para algunos de los docentes que han terminando levantando la mano y también preguntando en clase.

Los temas más nuevos los han razonado y asimilado rápidamente y en otros que son para ellos más habituales, como el Periodismo en las Redes Sociales o las ‘Fake News’, me han enseñado que son más críticos de lo que lo somos los que hemos nacido pensando que lo que leíamos en un medio de comunicación siempre era cierto y nos ha costado más pensar que en internet no debemos tener esa afirmación como segura. Ellos se cuestionan todo, por eso salgo de la clase con una gran sensación; quizás no lean periódicos, le haya tenido que enseñar lo que es una noticia, un  reportaje o un editorial, quizás los periodistas tendremos que plantearnos hacia dónde debe ir la prensa escrita o si solo sobrevivirá de forma residual la prensa deportiva para acompañar el desayuno, pero lo que sí debemos tener claro es que lo que salva al ciudadano no es el formato de la información sino el espíritu crítico y en cada tema los chavales lo han demostrado. Por eso me quedo con una sensación de satisfacción y con el grato regalo de que a los chavales les parezca que el taller debería ser más largo; que se queden con ganas de más siempre es una buena noticia la mejor.

 

In this article