El amor por las letras

“La lectura es un amor que se contagia”. Esta frase...

76
76

“La lectura es un amor que se contagia”. Esta frase del escritor argentino Eduardo Sacheri encierra una gran verdad. La pasión por la lectura ha de ser inoculada en las nuevas generaciones por parte de aquellos que, por fortuna, gozamos de sus dones. Es un trabajo costoso, complejo en plena era de lo tecnológico, pero irrenunciable. Inyectar ese feliz veneno en las ágiles mentes de los adolescentes es uno de los objetivos del proyecto educomunicativo ‘La Prensa en las escuelas’. Aunque las sesiones se orientan al fomento de la lectura de prensa en particular, lo cierto es que se trata de un todo común: cuando se consigue despertar el intelecto, no suele haber marcha atrás. “El amor es lo único que crece cuando se reparte” puso otro hombre de letras —en este caso, Antoine de Saint-Exúpery— en boca de su personaje más célebre y entrañable. No podía estar más en lo cierto. De igual modo ocurre con el amor por la palabra escrita: transmitirlo nos hace crecer y hace más fuertes a quienes lo reciben.

La dinamizadora Antonia Nogales Bocio explica la importancia de leer.
La dinamizadora Antonia Nogales Bocio explica la importancia de leer.

En las aulas de ‘La Prensa en las escuelas’, los dinamizadores procuramos, por lo tanto, trasladar amor. Pretendemos hacer partícipes al alumnado de la devoción que sentimos hacia una profesión que consiste en aprender cada día, en servir a los demás narrando historias, empleando la comunicación. Ese es el cometido al que aspiramos con mayor o menor fortuna.

Colocarse frente a una treintena de chicos y chicas de entre 12 y 17 años no es tarea fácil, especialmente si tus únicas armas son un puñado de periódicos, mucha ilusión y algo de nerviosismo. Los adolescentes actuales no están nada familiarizados con ese vetusto instrumento que los plumillas tanto veneramos. De hecho, incluso en ocasiones se muestran reticentes a abrirlos y empezar a conocerlos. No obstante, debemos entender que se trata de un comportamiento recurrente con respecto a lo desconocido. Paso a paso, intentamos transmitir a los chicos y chicas la importancia de una labor profesional que aparece recogida y protegida por la Constitución Española, y que supone la base de una sociedad democrática y libre. Procuramos hacerlo a partir de los ejemplos más cotidianos, como el caso de la cobertura de un edificio derrumbado en el centro de la ciudad. Les preguntamos cómo se enfrentarían ellos a hacer de ese acontecimiento una noticia, un texto que recoja los principales elementos de lo ocurrido, que resulte atractivo, descriptivo y conciso. Así, ellos se van familiarizando con el proceso de creación periodística a partir de la realidad  tangible. Luego, podrán ver el producto de ese trabajo de interpretación y redacción sobre las páginas de los diarios que analizamos en clase.

El objetivo primordial consiste en hacerlos conscientes de la necesidad del trabajo que realizamos los periodistas, tanto por los futuros comunicadores que podamos encontrarnos en las aulas de Secundaria como para que todos aquellos que van a desempeñar otras labores, lo hagan desde el respeto y la colaboración a los profesionales de la información. Tenemos una gran responsabilidad y mucho trabajo por delante. Cuatro horas con cada grupo son pocas pero suficientes para intentar que experimenten un poco de inquietud, una inquietud que pueda llevarlos, con suerte, al conocimiento de la prensa y —por qué no— al amor por la lectura.

In this article