Adaptación mutua

Si uno de los alumnos del taller explica que el...

61
61

Si uno de los alumnos del taller explica que el mayor problema de España son “los comunistas”, cualquier cosa puede pasar. ¿Por qué es lo primero que cuento? Porque pensaba que iba preparado para encontrar lo que fuera, y aun así me fui sorprendido.

A los periodistas nos encanta hablar de periodismo. Pero, me parece, con alumnos de 2º, 3ºy 4º de ESO hay que evitar, sobre todo, ser pesado. Difícil, porque en cuanto empiezas a hablar con ellos es evidente que sus intereses están muy lejos del 80% de la información que aparece en un periódico o en un informativo de radio o televisión. Entonces, ¿qué les gusta? El deporte, mayoritariamente, la música y las series de televisión (El Príncipe, no The Wire).

Alumnos del IES Leonardo Da Vinci durante la sesión práctica.
Alumnos del IES Leonardo Da Vinci durante la sesión práctica del taller ‘La Prensa en las escuelas’.

Ya sabemos dónde estamos. Empezamos. Trabajamos con los periódicos. Los de 2º prefieren recortar y pegar, lo que provoca problemas logísticos con las tijeras y el pegamento. Hay cosas que saben: lo más importante se coloca al principio y va más grande. Lo saben, pero no lo habían pensado en su vida. Están aprendiendo.

En un 3º me tropiezo con la impecable apertura que el ABC le dedica a un tema. Pero la ha hecho una alumna, con su titular clavado, su entradilla casi idéntica y con un dibujo que es igualito a la foto que han elegido para la edición digital del periódico, que ella no había visto. Le enseño la web y se sorprende. Ya somos dos. A todo esto, hay quien no para de preguntar, quien aprovecha el ordenador para leer el Marca y quien estudia el examen de Historia de la hora siguiente más o menos a escondidas. Una clase en un instituto, creo recordar.

En 4º hablamos de más cosas. Son mayores, pero la política, que copa la información de los medios, les trae al fresco. Por decirlo finamente. Si son capaces de explicar los motivos por los que no les interesa, no pasa nada. Para muchos es difícil, y ahí puede haber un hueco para hablar: la única manera de conocer ideas diversas, opiniones distintas, puntos de vista atinados o disparatados y desarrollar un criterio propio es leer periódicos, ver informativos, oír la radio.

-¿Y las redes sociales, maestro? –cuesta horas que no te llamen maestro–.

-Pues son otra manera de informarse. Pero hay que tener cuidado. Que alguien escriba un tuit no quiere decir que lo que ponga sea verdad.

-Claro, y cuando lo pone un periódico sí es verdad, ¿no?

-Pues no siempre, por desgracia.

La conversación nos lleva a lo más importante, a las ideas que sería interesante que asumieran. Una: la manera de saber dónde estamos, en qué mundo, en qué país o en qué ciudad vivimos es frecuentar los medios de comunicación. Y dos: hay que ser crítico con todo lo que se lee y se escucha, y no creerse por sistema lo que aseguran los periodistas. Hay que comparar y desarrollar un criterio propio. Ser como siempre ha sido el consumidor ideal de información: curioso y crítico.

Al final de las clases, más sorpresas.

-Me ha gustado mucho lo del BOE.

-Pero eso es lo más aburrido del mundo.

-Pero me ha gustado saber lo que es.

-Ea, pues estupendo.

Y para acabar, confieso un fracaso. En 2º no fui capaz de convencerlos a todos de que sólo hay dos empresas privadas de televisión a nivel nacional.

-¡Anda ya!, con el montonazo de cadenas que hay.

In this article